sábado, 26 de marzo de 2016

Suárez silencia a Brasil

Luis Suárez, en su regreso tras su larga sanción, y Edinson Cavani obraron ayer la remontada de Uruguay en su visita a Brasil en la quinta jornada de las eliminatorias del Mundial de Rusia de 2018. Cavani, en la primera parte, y Suárez, en el arranque de la segunda, establecieron las tablas después de los goles iniciales de Douglas Costa y Renato Augusto de un Brasil que fue de más a menos. Uruguay supo tener calma para aguantar la avalancha inicial de un Brasil abrumador que parecía que iba a golear, después la Celeste supo imponerse con garra en la medular, golpeó por medio de su portentosa pareja de delanteros y a punto estuvo de llevarse la victoria en un par de ocasiones al final del partido.

Brasil fue abrumador en la primera media hora, casi siempre liderado por la velocidad de su trío ofensivo, pero Uruguay recuperó terreno imponiéndose en el círculo central. El extremo coronó una jugada colectiva en la que Daniel Alves lanzó a Willian con un pase largo por la banda derecha, este cedió a Fernandinho, que fue el autor de la asistencia del gol de Costa.

El tanto desencajó el guión que se esperaba del partido, Brasil supo controlar a Uruguay en la primera media hora, tiempo en el que creó más ocasiones y fue más abrumador, sobre todo gracias a un Neymar muy versátil, que lo mismo se internó en el área o golpeó desde fuera con mucho peligro. Pero fue la faceta de pasador de Neymar la que propició el segundo gol, cuando el delantero del Barcelona sirvió una asistencia que dejó libre en el área a Renato Augusto, que se libró con una finta del portero Fernando Muslera antes de rematar. Ese tanto dio una sacudida en el cuadro uruguayo, que a partir de ahí mostró más agresividad con un resultado rápido, por medio de un gol anotado por Edinson Cavani cinco minutos después.

Al comienzo de la segunda parte, Uruguay imitó a los anfitriones y repitió, en campo contrario la historia de la primera parte, al lograr el empate por medio de un gol rápido de Luis Suárez, a pase de Álvaro Pereira y ante la pasividad de David Luiz.

El gol de Suárez fue de lo mejor de una segunda parte trabada, en la que la Celeste puso la garra, pero en el que escasearon las ocasiones en ambas áreas, sobre todo porque Brasil se desinfló totalmente y el seleccionador Dunga no supo encontrar soluciones en el banquillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada