MUNDIAL BRASIL 2014

miércoles, 29 de octubre de 2014

Putin y Blatter inspeccionan el estadio de la final del Mundial de Rusia 2018

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo de la FIFA, Joseph Blatter, inspeccionaron este martes las obras de reconstrucción del estadio olímpico Luzhnikí, sede de la final del Mundial de fútbol que Rusia acogerá en 2018.

"Ustedes están intentando conservar el aspecto histórico del estadio. Es fantástico. Considero que usted y el alcalde de Moscú pueden enorgullecerse, y nosotros también estamos orgullosos de ustedes", comentó Blatter, según la prensa local.

Blatter respondió así cuando Putin le preguntó si tenía algo que objetar al proyecto de reforma del Luzhnikí, que acogió en 2008 la única final puramente inglesa de la Liga de Campeones con victoria para el Manchester United sobre el Chelsea en los penaltis.

"En comparación con Brasil, Rusia está considerablemente por delante de los plazos previstos cuando faltan cuatro años para el comienzo del torneo", destacó.

Por su parte, Putin aseguró que no alberga duda alguna de que Rusia concluirá las obras de todos los estadios e infraestructuras mundialistas "dentro de los plazos previstos".

Agradeció a Blatter la decisión de la FIFA de permitir que, además del Luzhnikí, el estadio de Yekaterimburgo (Urales) también conserve su aspecto histórico.

Y cifró en 664.000 millones de rublos (unos 15.000 millones de dólares) el dinero que se gastará Rusia en los preparativos y la organización de la Copa Mundo, la mitad de los cuales provienen del presupuesto estatal.

Recientemente, la delegación de inspección de la FIFA revisó el Luzhnikí y los estadios e infraestructuras adyacentes en Moscú, San Petersburgo, Kazán y Sochi.

Los organizadores han optado por el conservadurismo en lo que respecta al Luzhnikí que no será demolido, como se pensó en un primer momento, sino remodelado.

Las autoridades rusas se gastarán 800 millones de dólares en ese proyecto arquitectónico, que se propone conservar la histórica fachada del Estadio Lenin, que llegó a tener una capacidad para más de 100.000 espectadores.

Tras la reforma a la que fue sometido, redujo su aforo de 85.000 a 78.000 asientos y con vistas al Mundial debe acoger un mínimo de 80.000 espectadores.

"Para los moscovitas esto es muy importante, ya que es el símbolo del movimiento olímpico (los Juegos de Moscú 1980) y es el principal estadio del país. Al mismo tiempo, nos hemos complicado la vida, ya que reconstruir es mucho más difícil que derribar y comenzar de cero", dijo hoy (ayer) Serguéi Sobianin, alcalde moscovita.

Con la excepción de la histórica fachada, el resto "será supermoderno", lo que convertirá al Luzhnikí "en uno de los mejores estadios del mundo".

Por otra parte, Blatter rechazó el boicot del primer Mundial de fútbol en suelo ruso, aduciendo que esa decisión "nunca tendrá efectos positivos".

"El fútbol no se puede boicotear. FIFA defiende firmemente la celebración de este Mundial en Rusia. Es el mayor espectáculo del mundo", insistió y llamó a los críticos a "saber perder".

Video Presentan el emblema del Mundial de Rusia 2018

Cosmonautas rusos presentaron este martes el logotipo del Mundial de Rusia 2018 desde la Estación Espacial Internacional (EEI), evento seguido en directo desde la Tierra por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

"¡Cuenta atrás! Cinco, cuatro, tres, dos, uno", dijo el astronauta Maxim Surayev, quien logró mostrar al mundo el esperado emblema pese a los visibles efectos de la ingravidez en la plataforma orbital.

Al mismo tiempo, el logotipo del torneo futbolístico fue proyectado en la fachada del legendario Teatro Bolshói de la capital rusa, la catedral mundial del ballet.

El diseño, que recuerda al de Brasil 2014, muestra a la Copa del Mundo en rojo, el color ruso por excelencia, con una figura en su interior de un futbolista con los brazos en alto en señal de victoria.

Blatter y el futbolista italiano Fabio Cannavaro, campeón mundial en Alemania 2006, fueron las estrellas invitadas al acto de presentación que tuvo lugar en un popular programa de la televisión rusa.

"La presentación del logotipo es como el pitido inicial de la Copa Mundial", dijo Blatter, quien rechazó el boicot del Mundial de Rusia antes de reunirse con el jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

martes, 28 de octubre de 2014

Blatter reconoce que fue incorrecto concederle el Balón de oro del Mundial a Messi



El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, tachó este lunes de "incorrecta" la decisión de concederle al astro argentino Leo Messi el Balón de Oro como mejor jugador del Mundial de Brasil 2014.

"Considero que la decisión fue incorrecta. Me sorprendió cuando recibí la decisión adoptada por el comité. Me dijeron que analizaron sólo a diez jugadores que tomaron parte en la final", dijo Blatter a la prensa local.

Blatter, quien se encuentra en Moscú para la presentación del logotipo del Mundial de Rusia 2018, ha manifestado en varias ocasiones que el portero de la campeona mundial, el alemán Manuel Neuer, era el merecedor del Balón de Oro en Brasil.

Entonces, el Balón de Plata se lo llevó Thomas Müller, quie ntambién recibió la Bota de Plata como segundo máximo goleador del torneo, y el Balón de Bronce correspondió al holandés Arjen Robben, cuya selección fue eliminada por Argentina en las semifinales.

Una polémica similar surgió en el Mundial de Sudáfrica de 2010 cuando la FIFA concedió el Balón de Oro al uruguayo Diego Forlán, cuyo país fue semifinalista en el torneo y no a un jugador de la campeona mundial, España.

El galardón fue creado en el Mundial de Estados Unidos en 1994, cuando se lo llevó el brasileño Romario, cuyo país fue campeón del torneo; en Francia 1998, el premiado fue su compatriota Ronaldo, finalista con Brasil.

En Japón y Corea del Sur 2002 el ganador fue también el integrante de un equipo que sólo fue finalista, el guardameta alemán OliverKahn, cuya selección cayó en la final ante Brasil (2-0); mientras el francés Zinedine Zidane fue el mejor, según la FIFA, en Alemania 2006, pese a perder la final ante Italia.

Listo el logo para Moscú 2018

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, llegó este lunes a Moscú para participar en la ceremonia de presentación del logotipo oficial del Mundial de fútbol que Rusia organizará en 2018.

"Acabo de llegar a Moscú con Jérôme Valcke (secretario general de la FIFA) para presentar el logotipo de la Copa Mundial-2018", dijo Blatter en su cuenta de Twitter.

El acto tendrá lugar en dos lugares al mismo tiempo: en directo por la televisión y al aire libre en la fachada del legendario Teatro Bolshói en el corazón de Moscú, edificio en el que se proyectará la imagen del emblema de Rusia 2018.

"El logotipo es la imagen del torneo. Estoy seguro que les gustará a todos los aficionados del mundo", dijo Vitali Mutkó, ministro de Deportes de Rusia.

Mutkó explicó que a la hora de diseñar el logotipo el comité organizador se sumergió en la riquísima tradición artística y científica rusa.

Por su parte, el jefe del comité organizador, Alexéi Sorokin, destacó que el Teatro Bolshói, catedral mundial del ballet, es "uno de los símbolo rusos más conocidos" en el planeta.

Es de sobra conocida la buena relación entre Blatter y el presidente ruso, Vladimir Putin, por lo que no se descarta una reunión entre ambos, si la apretada agente del jefe del Kremlin lo permite.

La FIFA inspeccionó hace poco los estadios.

martes, 21 de octubre de 2014

Catar 2022 será entre noviembre y diciembre



El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, aseguró ayer que el Mundial de Fútbol de Catar no podrá jugarse en verano, debido a las altas temperaturas que registra el país, y abogó porque se dispute entre noviembre y diciembre de 2022.

“No se puede jugar en verano. Podemos bajar la temperatura en los estadios, sin embargo no podemos poner todo el país bajo techo... Hay que buscar una solución”, declaró el patrón del fútbol mundial en una entrevista concedida a la emisora France Info.

“La fecha que conviene es a finales de año. Porque si jugamos a inicios de 2022 llegamos a los Juegos Olímpicos de Invierno”, agregó. Blatter se decantó por los meses de noviembre y diciembre de 2022, la que considera “la mejor solución” dentro de las complicaciones que entraña mover las fechas habituales del Mundial. “Se trabaja sobre el calendario internacional. Al principio era posible. Ahora es un poco más difícil. Pero el Mundial es tan importante...”, concluyó el máximo dirigente de la FIFA.

En septiembre, el grupo de trabajo de la FIFA creado para diseñar el calendario internacional 2018-2024 ya estudió la posibilidad de que el Mundial de Catar 2022 no se disputase en el periodo habitual entre junio y julio, y que se jugase en enero/febrero o noviembre/diciembre.

El grupo de trabajo volverá a reunirse en noviembre para que sus integrantes aporten más información sobre cómo afectaría un cambio de fechas en sus respectivos sectores y posteriormente celebrará otra reunión en febrero de 2015, tal vez la definitiva. Los mundiales de fútbol habitualmente se juegan a mediados de año.

Los datos

Trabaja

El emir de Catar, el jeque Tamim Ben Hamad Al-Thani, garantizó los preparativos del Mundial pese a la polémica.

En serio

“Catar se toma su papel de organizador muy en serio”, destacó en una entrevista el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke.

lunes, 20 de octubre de 2014

FIFA conforme con los trabajos rumbo a Rusia

La comisión de inspección de la FIFA está, "por el momento", satisfecha tras su primera gira por Rusia para evaluar los trabajos cara al Mundial 2018, declaró este lunes su jefe, el estadounidense Christian Unger.

Los preparativos para el Mundial 2014 en Brasil estuvieron marcados por importantes retrasos en el calendario de construcción de los estadios.

"Es nuestra primera visita a Rusia y estamos satisfechos con los resultados hasta el momento", declaró Unger a la prensa. "Pero, deseamos ver una evolución positiva en cada una de nuestras futuras visitas", añadió inmediatamente.

Este lunes, la comisión visitó el célebre estadio olímpico de Luzhniki, en proceso de reconstrucción. La víspera fue el turno del flamante Otkrytie Arena del Spartak de Moscú, inaugurado en septiembre y con capacidad para 42.000 espectadores.

"El Otkrytie Arena del Spartak es un excelente nuevo estadio", señaló Unger, añadiendo que la evolución de los trabajos de Luzhniki es satisfactoria.

El sábado, la comisión visitó el Fisht Arena de Sochi, de 40.000 asientos, estadio principal de los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados este 2014.

"Ese recinto ya ha albergado un evento deportivo de envergadura como son los Juegos de Invierno y tiene algunas cosas que lo hacen único, como también los otros estadios que hemos visitado", aseguró Unger.
"Pero, hay que hacer algunas modificaciones para que pueda acoger el Mundial", matizó el representante de la FIFA sobre la futura sede a orillas del Mar Negro.

El estadio de Kazan, visitado el viernes, fue construido para el Mundial pero también para el Rubin Kazan, que está en la mitad de la tabla en Rusia. "Un campo excelente", valoró el jefe de la comisión.

Los inspectores fueron el jueves a San Petersburgo, donde se está levantando el Zenit Arena, con capacidad para 70.000 espectadores, cuya inauguración está prevista para mayo de 2016. Unger no tenía "ninguna duda" de que se cumplirán los plazos.

La delegación estaba compuesta por 40 expertos de la FIFA y organizadores rusos, encargados de supervisar la elección de los estadios, las obras, la preparación de los recintos, las condiciones de acogida del público y la logística.

sábado, 18 de octubre de 2014

FIFA, conforme con los estadios de Rusia-2018

La delegación de inspección, que permanecerá en Rusia la próxima semana, visitó hoy el Kazán Arena (45.000 asientos), estadio del Rubín, campeón de la liga rusa en 2008 y 2009, y que acogerá tanto los partidos mundialistas como la Copa Confederaciones en 2017.

El jefe del comité de inspección, Christian Unger, aseguró que el estadio, que fue inaugurado durante la Universiada de 2013, es "único" por su aprovechamiento del espacio.

"Ésta es la primera visita y las inspecciones transcurrirán con regularidad. Pero mi primera impresión es que es un fantástico estadio", dijo Unger a la prensa local.

Unger ya quitó hierro la víspera a los retrasos en la construcción del nuevo estadio del Zenit de San Petersburgo (66.000 asientos), proyecto que ha estado salpicado de numerosas polémicas desde que comenzaran las obras allá por 2007.

"No hay grandes problemas. No tengo duda alguna que el estadio será entregado dentro del plazo previsto. Por nuestra parte, no hay ninguna inquietud o temor", dijo.

Pese a estar en construcción, el estadio de la antigua capital imperial rusa fue elegido recientemente para acoger la Eurocopa de 2020, lo que se sumará a la Copa Confederaciones y la Copa Mundial.

El siguiente destino de la delegación será el sábado el estadio de Sochi, que acogió las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero pasado.

El punto final de la visita será el domingo y lunes la capital rusa, que contará dentro de cuatro años con dos estadios: el Luzhnikí, que acogerá la final y está siendo remodelado, y el del Spartak, sede de una de las semifinales mundialistas e inaugurado en septiembre.

Además de los estadios, los especialistas de la FIFA y del comité organizador local inspeccionarán los preparativos en materia de seguridad, transporte, hostelería y comunicaciones.

Tras los antecedentes de Brasil, la FIFA ha permitido a Rusia reducir el aforo de los estadios mundialistas de 45.000 a 35.000 asientos.
"No sólo lo hacen por hacernos un favor, sino porque tras analizar la situación en el Mundial de Brasil, quedó claro que no todos los estadios estaban llenos y existe el temor de que tras el campeonato esos estadios no sean aprovechados", dijo recientemente Vladímir Putin, presidente ruso.

Además, la FIFA tampoco reducirá el número de ciudades que acogerán partidos mundialistas, que actualmente asciende a once: Moscú, San Petersburgo, Kazán, Sochi, Yekaterimburgo, Nizhni Novgorod, Volgogrado, Samara, Rostov del Don, Kaliningrado y Saransk.