sábado, 26 de marzo de 2016

Cruyff, rey de todo, menos del Mundial

El holandés Johan Cruyff ha fallecido a los 68 años en Barcelona, como consecuencia de un cáncer que se le detectó el pasado octubre, y deja un legado futbolístico de primer orden, al que solo le falta un Mundial, que rozó en Alemania’74, cuando acabó finalista al perder contra el anfitrión (2-1).

Ganador nato en todos los escenarios, con tres Balones de Oro, tres Copas de Europa como jugador y una como entrenador del Barcelona, se le escapó el único mundial que jugó, aunque pocos se lo han echado en cara a la hora de reconocerle como uno de los más grandes futbolistas que ha dado el planeta fútbol.

En 1991, un infarto que le alejó de los banquillos, justo cuando el Barcelona se disponía a iniciar su mejor etapa deportiva, le dio un serio aviso.

A pesar de aquel revés, Cruyff volvió al banquillo azulgrana y abandonó el tabaco. En octubre del año pasado, se le detectó un cáncer pulmonar que no ha podido superar.

Hendrik Johannes Cruyff nació el 25 de abril de 1947 en Ámsterdam, y ya de bien joven recaló en el Ajax, donde fue un debutante precoz, cuya carrera en el equipo ajacied le coronaría en seis ocasiones campeón de la Liga, dos más en su segunda etapa, y ganó también tres veces la Copa de Europa, además de una Copa Intercontinental.

BALONES DE ORO

En 1973 fichó por el FC Barcelona, con el que ganó una Liga, que le permitió al conjunto azulgrana romper con catorce años de sequía en el torneo español. No fue una gran etapa la suya como barcelonista, ya que no obtuvo grandes éxitos, muy al contrario de lo que sucedió en su retorno como entrenador.

El verano de aquella temporada en que el Barça rompió con el maleficio de catorce años sin la Liga (1973-74), Cruyff jugó su primer mundial, en Alemania, y llevó a su selección hasta la final, donde se vio las caras con el equipo de Franz Beckenbauer. La denominada por entonces Alemania Federal ganó en la final por 2-1.

Este fue el primer y último mundial de Cruyff, que se negó a jugar en Argentina por diversos motivos, desde sociales (en contra de la dictadura argentina) a económicos (en contra de la marca Adidas).

A pesar de aquel mazazo en Alemania, la revista France Football le concedió aquel 1974 por tercera vez el ‘Balón de Oro’, siendo el primer jugador que lograba este triplete de títulos (1971, 1973 y 1974), que años después ha desbancado otro azulgrana, Leo Messi, con cinco.

Después de un pequeño paréntesis en los Estados Unidos, donde jugó con los Ángeles Aztecas y Washington Diplomats, y tras su pase pintoresco por el Levante, equipo al que recaló ante las presiones del Barcelona para que no fichase por el Espanyol, Cruyff volvió a los Países Bajos para cerrar su carrera en el Ajax, con el que aún ganó dos Ligas más, y su gran rival, el Feyenoord, con el que también se alzó con una Liga.

Como entrenador, volvió al Ajax para empezar su nueva carrera, pero problemas de relación con los dirigentes le hicieron salir por la puerta de atrás y caer en los brazos de un melancólico Barça, que venía de perder una Copa de Europa, con el club en estado de guerra por las tensiones que se vivían contra la presidencia de Josep Lluís Núñez.

Fue con el Barça con el que agrandó aún más su historial de éxitos, a la vez que puso en marcha el del club azulgrana, que por primera vez en su historia ganó cuatro Ligas seguidas y, sobre todo, la primera Copa de Europa, rompiendo también un maleficio que parecía que le perseguía.

En 1996 fue despedido del Barça y con este adiós, tras dos años sin ganar nada en el club catalán, aunque casi tocó todos los títulos, Cruyff puso fin a su carrera deportiva, al margen de dirigir en algún partido amistoso a la selección catalana.

En total, Cruyff ganó 22 títulos de renombre como jugador, entre los que destacan las 3 Copas de Europa con el Ajax, y como técnico alzó trece títulos, el más notable, la primera Copa de Europa del Barça, de 1992, en el viejo Wembley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada