viernes, 12 de agosto de 2016

Turquía continúa purgas y ordena detención de exestrella del fútbol



Turquía ordenó la detención del exfutbolista Hakan Sükür en el marco de la purga lanzada tras el fallido golpe de Estado de julio, del que responsabiliza al predicador Fethullah Gülen exiliado en Estados Unidos, objeto de una orden de extradición que, según Ankara, progresa.

En medio de la purga masiva impuesta por las autoridades turcas después de la sublevación del 15 de julio, el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, anunció que 32 diplomáticos destinados en el extranjero, que fueron llamados por Ankara, no volvieron.

Hakan Sükür, exídolo del Galatasaray y máximo goleador de todos los tiempos en Turquía, es una auténtica estrella en su país. Objeto ahora de una orden de detención, la fiscalía lo acusa de "pertenencia a un grupo terrorista armado", en referencia a la organización de Gülen, precisó la agencia progubernamental Anadolu.

Su padre, Selmt Sükür, fue detenido, anunció la televisión privada NTV.

El exfutbolista, de 44 años, se marchó de Turquía el año pasado, junto a su familia, para instalarse en California, tras ser blanco de una demanda judicial por "insultos" contra el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Después de retirarse del mundo futbolístico, Sükür fue elegido diputado en 2011 en una lista del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), la formación política del presidente islamo-conservador. Pero dejó el AKP en 2013, cuando Erdogan rompió con el influyente predicador Gülen, que pasó de ser su principal aliado a su enemigo jurado.

El exfutbolista nunca ocultó su simpatía por Gülen, exiliado en Estados Unidos y cuya extradición pide de forma recalcitrante Ankara, que lo acusa de instigar el fallido golpe de Estado.

Gülen siempre ha desmentido estar detrás del alzamiento.

Primeras 'señales positivas´

Por primera vez, Turquía dijo haber recibido "señales positivas" de Washington sobre esta petición de extradición.

"Hemos empezado a recibir señales positivas de Estados Unidos", declaró el viernes Cavusoglu, sin dar detalles, en una rueda de prensa junto a su homólogo iraní Mohamad Javad Zarif.

El jefe de la diplomacia turca agregó que Ankara preparaba nuevos documentos sobre Gülen para enviarlos a Washington, ahora que "todo el mundo sabe quién está detrás de la intentona de golpe".

Turquía reprocha a Estados Unidos que hasta el momento no responda rápidamente a la solicitud de extradición del eximán, exiliado en Pensilvania desde 1999.

El jefe de la diplomacia turca aseguró así mismo que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y también el vicepresidente Joe Biden, "iban a ir" a Turquía. Ya había anunciado una visita de Kerry el 24 de agosto, una información que nunca fue confirmada por Washington.

Cavusoglu también anunció que diplomáticos turcos en el extranjero habían desaparecido. "Treinta y dos de los 208 diplomáticos llamados por Turquía" después de la sublevación "no volvieron", precisó.

El ministro añadió que algunos de ellos se refugiaron en otros países. En concreto, dos diplomáticos de la misión turca de Bangladés buscaron refugio en Estados Unidos.

Dos agregados militares de la embajada turca en Grecia, que Ankara también había llamado de vuelta, tomaron un ferry con sus familias rumbo a Italia, había dicho el jueves el ministro.

La purga lanzada después del golpe abarca al conjunto de las instituciones y de los sectores de la sociedad turca: educación, justicia, prensa, deporte y empresas. Unas 16.000 personas fueron encarceladas y formalmente acusadas y unas 6.000 siguen en detención provisional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada